Rafa Rodrigo – Presentador, reportero y locutor

ASIA, TIENE UN OLOR ESPECIAL

Guia_Arrozal

Muy buenas,

me lo haban dicho dicho varios amigos que habían viajado como mochileros, incluida mi compañera Veronica;Asia tiene un olor especial”. Cuando escuché esa frase por primera vez no alcanzaba a comprender lo que de verdad me querían decir. Tras pasar una semana en Vietnam rodeado de gente local, entiendo a la perfección el significado de aquellas palabras. trafico_vietnam

La primera sensación que te viene al cuerpo cuando aterrizas en Hànôi y llevas 5 minutos caminando alrededor del aeropuerto, es la de una humedad muy desagradable. La temperatura ronda aproximadamente los 35 grados y el calor húmedo se empieza a apoderar de tu cuerpo que no deja de sudar.

Pero… cuando llevas unas dos horas en la capital vietnamita… te das cuenta del encanto de sus calles. A pesar del continuo tráfico de coches y motos (¡es increíble la cantidad de motocicletas que te encuentras!), la gente no para de sonreír. Lo cual me ha sorprendido bastante. Es el claro ejemplo de vida en la calle. Familias enteras cenan, trabajan o disfrutan al aire libre.

En mi caso, además he descubierto la comida vietnamita (¡¡¡¡riquísima!!!!). Al principio me parecía una auténtica locura desayunar sopa de noodles a las 7 am. En cambio, ahora que me marcho voy a echarlo mucho de menos, junto a platos como; el cerdo vietnamita, el arroz frito con pollo o la ensalada de papaya.Cena_Vietnamita

Aún así, la mejor parte de mi viaje no ha pasado por Hànôi. Mi recuerdo más bonito se lo lleva la estancia en Sapa (en el norte del país, a pocos kilómetros de la frontera con China). Allí he podido vivir con auténticas personas locales de la zona.

Tras realizar unos 20 km de trecking, llegaba la parte más exótica del viaje. Llegaba el momento de estar durante unos tres días con una familia vietnamita (alejado de todo tipo de tecnologías) de la cultura Red Hao liderada por una mujer todoterreno (Chào Mân Mây), a la que cariñosamente hemos acabado llamando “Mâma”.

Ella misma nos contaba (con ayuda de signos y un poco de inglés) que en su cultura, cuando las mujeres se casan, tienen que vida_saparaparse las cejas y parte del pelo frontal de la cabeza. Algo que llama mucho la atención cuando les miras cara a cara.

Vivir con ella intensamente esas 72h y ver todo lo que son capaces de hacer, me ha hecho reflexionar sobre la cultura occidental. ¿A veces nos quejamos demasiado por egoísmo, o lo hacemos porque nuestra cultura capitalista nos enseña eso desde pequeños?

Hablando con Chào Mân Mây (Mâma, cariñosamente hablando) me contaba que a sus 35 años se siente muy afortunada por poder alojar a gente extranjera en su casa. Le encanta compartir su cultura y sobre todo, hacer que sus huéspedes se sientan como en casa. Ahora, con el dinero que obtiene al alojar turistas, puede mandar a sus 3 hijos al colegio. Algo que ella, desgraciadamente no pudo hacer y por lo que (desgraciadamente) no sabe ni leer ni escribir.Mama_sapa

Un ejemplo de mujer que durmiendo apenas unas 6 horas diarias, es capaz de llevar toda su casa y trabajar en el campo al mismo tiempo.

Ella nunca va a leer esto y seguramente nunca llegará a ver el vídeo en el que la hemos entrevistado, pero gracias a su cariño y a toda la gente que he conocido en el camino, valoro mucho más lo que tengo.

Gracias Mâma.

 

 @RafaRodrigoWeb

Like this Article? Share it!

Leave A Response